La Justicia chipriota declara culpable a una joven británica por la denuncia falsa de una violación en grupo