Cuando Dios «dictaba sentencia» en los tribunales de los seres humanos